0

Más sobre la Salamanca literaria

Publicado por el .

Carmen Martín Gaite

Carmen Martín Gaite nació en Salamanca el 8 de diciembre de 1925

El mes pasado nos deteníamos en dos de los rincones más literarios de Salamanca: el Huerto de Calixto y Melibea y el café Novelty con la escultura de Torrente Ballester.

Pero en Salamanca hay más, mucha más literatura. Hoy continuamos repasando esa esencia literaria de la ciudad universitaria por excelencia. Comienzo hoy por una de mis escritoras favoritas: Carmen Martín Gaite.

Su padre era de Valladolid y su madre de Salamanca, por lo que sus primeros años los pasó en la ciudad del Tormes. No fue al colegio ya que su padre renegaba de los centros religiosos, aunque sí fue a un instituto femenino.

Estudió en Filosofía en la Universidad de Salamanca donde conoció a Ignacio Aldecoa. También se relacionó más tarde con otros escritores ilustres de su generación: Ana María Matute, Rafael Sánchez Ferlosio, Rafael Azcona… Es autora de obras como El cuarto de atrás, Entre visillos o Caperucita Roja en Manhattan.

Tras su muerte, acaecida en el año 2000, una original escultura, en la que su cuerpo adopta la forma de un libro, está plantada en la céntrica plaza de los Bandos, lugar donde estuvo su casa. No le falta, por su supuesto, su característica boina calada.

Ciego y Lazarillo

Escultura representando al ciego y al Lazarillo en Salamanca

Saltamos unos siglos atrás y nos vamos al siglo XV a uno de los hitos literarios de la literatura española: El Lazarillo de Tormes.

Lázaro González Pérez nació a orillas del Tormes, en lo que en el siglo XV era un pueblo independiente, Tejares, y hoy es un barrio más de Salamanca. Allí, el que ha pasado a la posteridad como Lazarillo de Tormes, hacía de las suyas entre hermanastros mulatos, amos con forma de arciprestes y mendrugos de pan arrancados de cuajo.

Uno de los capítulos más celebres tiene lugar en el puente romano, junto al que sobresale un toro de piedra sin cabeza. El muchacho se acerca a él guiado por el ciego, otro de los protagonistas, para escuchar rumores, pero sólo logra una buena reprimenda.

En ese enclave, frente a la Iglesia de Santiago, hoy podemos ver la escultura en bronce de los dos personajes.

Te puede interesar

Escribe un comentario