0

El Huerto de Calixto y Melibea

Publicado por el .

Huerto Calixto y Melibea

Vista de la Catedral de Salamanca desde el Huerto de Calixto y Melibea

Salamanca es una ciudad romántica y literaria llena de rincones mágicos. Su arquitectura, el color de sus edificios, su naturaleza, su antigüedad… la envuelve en ese halo romántico que acaba hechizando a sus visitantes y residentes. Existe un lugar en el casco histórico especialmente romántico que nadie que visite esta ciudad debería perderse: el Huerto de Calixto y Melibea.

Este jardín de 2.5000 metros cuadrados se encuentra ubicado en la ladera de la antigua muralla salmantina a los pies del río Tormes. Fue inaugurado el 12 de junio de 1981.

Debe su nombre por ser el escenario que el estudiante en Salamanca Fernando de Rojas eligió para recrear la novela Tragicomedia de Calixto y Melibea, La Celestina, publicada en 1502. Su carácter romántico se debe a la historia de amor de los personajes de esa obra: Calixto y Melibea.

Entrada Huerto de Calixto y Melibea

Arco de medio punto que da entrada al Huerto de Calixto y Melibea

La calle Arcediano quedó reflejada en La Celestina como la ruta por la que la vieja alcahueta se arrastraba hacia el huerto, que se encuentra al final de la calle, donde Calixto escaló tras su halcón y donde la pareja vivió su amor y su tragedia.

A la entrada del huerto hay una estatua que representa a la alcahueta más famosa de la literatura española. Bajo su busto se lee una inscripción que dice: “Soy una vieja cual Dios me hizo, no peor que todas. Si bien o mal vivo, Dios es el testigo de mi corazón”, palabras sacadas de la famosa obra literaria.

En la Casa de la Calera, que linda con el huerto, se ha establecido el albergue de peregrinos que van a Santiago de Compostela por la Vía de la Plata.

Una visita obligada, única y especial que dejará un recuerdo imborrable en el visitante.

Te puede interesar

Escribe un comentario