0

El Hornazo de Salamanca: gastronomía y tradición

Publicado por el .

Hornazo de Salamanca
El bocado estrella de la gastronomía salmantina es el Hornazo. Uno no puede irse de la capital charra sin haber probado un trozo de esta especie de empanada.

Aunque se asemeja a la empanada no lo es y su origen se sitúa en el campo, como plato fuerte de los pastores que pasaban horas, y hasta días, fuera de sus casas. Más tarde se popularizó entre caballeros y cortesanas a la orilla del Tormes a su paso por la localidad. Tradicionalmente se consumía en Semana Santa y el Lunes de Aguas.

El hornazo consiste en una masa rellena de lomo, chorizo y jamón adornada con una característica malla romboidal que se hornea durante 30 minutos. Ha conseguido mantenerse fiel a su forma y saber a lo largo del tiempo y ha logrado superar a imitadores bajo su denominación de origen.

Para garantizar su sabor y jugosidad, el auténtico Hornazo de Salamanca debe tener un equilibro entre masa y relleno, en unos porcentajes de 60 y 40 por ciento respectivamente. No sólo esto, los ingredientes deben cumplir la siguiente proporción: ocho por ciento de jamó o paleta, 25 por ciento de chorizo y 40 por ciento de cinta de lomo. El huevo cocido es opcional.

La masa está compuesta por harina de trigo, manteca de cerdo, levadura, sal y huevos. Con ella también se fabrica la obligatoria malla que engalana el producto. El peso total de un hornazo varía entre los 500 gramos y los tres kilos.

La tradición de comer este producto el Lunes de Aguas se remonta al reinado de Felipe II, cuando este rey decretó que durante la Cuaresma y la Semana Santa las prostitutas de la Casa de la Mancebía debían irse de la ciudad. El lunes siguiente al Lunes de Pascua se permitía el regreso de las prostitutas y entonces los vecinos y lugareños iban en barcas a recogerlas al Tormes y llevaban una buena ración de hornazo.

Esta tradición pervivió y en la actualidad el Lunes de Aguas es una fiesta muy característica de Salamanca en la que familias y grupos de amigos se reúnen en las orillas del Tormes y llevan, como no, un hornazo.

Eso sí, llena mucho y es bastante pesado, por lo que ser recomienda tomarlo con vino.

Te puede interesar

Escribe un comentario