0

Dos rincones de Salamanca cargados de literatura

Publicado por el .

Entrada Huerto de Calixto y Melibea

Arco de medio punto que da entrada al Huerto de Calixto y Melibea

Si en la actualidad las ciudades literarias parecen ser Barcelona y Madrid, hubo un tiempo en el que Salamanca era la niña bonita de las letras. Tanto es así, que dos de los clásicos de nuestra literatura están ambientados en la ciudad castellana.

Pasear por Salamanca no debería limitarse a contemplar la belleza de sus calles y sus edificios y sentarse en algún bar a disfrutar de sus excelentes tapas. Conviene saber un poquito más y visitar esos rincones especiales cargados de literatura.

Comenzamos esta ruta literaria con el Huerto de Calixto y Melibea, un jardín medieval con tintes árabes cuyo nombre se relaciona con la obra clave de la literatura La Celestina. Dicen que casi toda la obra está localizada en Salamanca ya que el autor estudió en esta ciudad, aunque no se especifica en el texto.

Sobre el jardín, dicen que una parte es el mismo de la casa de la inocente Melibea. Allí, entre parras, árboles frutales y aves de paso, Calixto entraba buscando a un halcón. Actualmente, a la entrada del parque se puede ver una figura de la vieja alcahueta.

Saltamos varios siglos y aterrizamos en el siglo XX, en aquella época en que se pusieron de moda los cafés de tertulia. Parada obligatoria en esta ruta literaria es el Café Novelty, bajo los soportales de la Plaza Mayor. Esta cafetería solía ser frecuentada por destacados escritores, políticos y artistas entre los que destaban Carmen Martín Gaite o Gonzalo Torrente Ballester.

Estatua Gonzalo Torrente Ballester

Estatua en honor a Gonzalo Torrente Ballester en el interior del Café Novelty

Gonzalo Torrente Ballester llegó en 1975 a Salamanca para ocupar una plaza de profesor en el instituto Torres Villarroel, y murió en esta misma ciudad en 1999. En esta cafetería pasaba las tardes dando forma a sus novelas y artículos. Por esto, una estatua de tamaño natural descansa en el puesto que solía ocupar.

En la actualidad las tertulias, sobre literatura, política, etc..  siguen siendo la seña de identidad de esta antiguo café.

Paseo por el Huerto de Calixto y Melibea y un café, chocolate o helado en el Café Novelty junto a la efigie de Ballester. Un plan de tarde perfecto para respirar parte de la esencia literaria de Salamanca.

Te puede interesar

Escribe un comentario